dissabte, 16 de juny de 2012

XTRM CABRERA 25K UTRAOPENWATER. Crónica Cabrera-Mallorca. 09/06/2012.


9 de Junio de 2012, 6:00 am. Empezaban a aparecer las primeras pinceladas de claridad que permitían divisar a lo lejos la silueta de la Isla de Cabrera, el punto de partida  de nuestro reto.
Tenía muy claro que no podía pasar lo que me pasó en la Bocaina…para ello me había concienciado que cumplir escrupulosamente con los avituallamientos era una de las claves de la travesía…la otra  era  reducir al mínimo el riesgo de mareos, para ello iba cargado de biodraminas colocadas calculadamente  por el interior del neopreno  junta a geles y un antiinflamatorio, por si las moscas…también había previsto beber algo de isotónico cada media hora, por ello había ideado un dispositivo alrededor de la boya  que arrastraba  que me permitió colocar un par de bidones…con todo esto confiaba  llegar a Mallorca. Por último faltaba la mentalización, había visualizado la travesía, unas ocho horas nadando sin parar, ¿en qué pensaría?...ufff, en principio era cuestión de no pensar en nada.
El día antes ya nos habían advertido  que no era el  más apropiado  para  una travesía de esta complejidad. Confiamos en nosotros... la aventura es la aventura.
Alrededor de las 8 de la mañana, los dos grupos que íbamos a intentar llegar a Sa Rápita  desde Cabrera, tras cubrir los 25 Km que las separan, iniciamos la aventura. Desde el principio vientos de noreste de 14 nudos dificultaban el avance. En mi caso notaba que no  deslizaba con facilidad…y aún quedaba toda la travesía!, era cuestión de no  pensar en Sa Rápita. Así  mi primer reto era zamparme un “bocata de nocilla” en cuanto llegara al primer avituallamiento. Casi una hora después el primer objetivo lo di por cumplido. El segundo objetivo que me marqué era llenarme la boca de cuantos más plátanos mejor…para ello tenía que nadar otra hora más… Alrededor de las 10:15  daba por conseguido el segundo objetivo. Y así se fue desarrollando la travesía, de objetivo “gastronómico” en objetivo “gastronómico”, yo creo que engordé y todo!. Cada vez Cabrera quedaba más atrás.
Alrededor de la tercera hora tuve un episodio parecido a las alucinaciones de la Bocaina  pero mucho más leve…empecé a tener visiones de   telas con topos rojos que emergían, al estilo traje de folclórica, me estaba mareando, ante el  riesgo que acabara apareciendo la mismísima Lola Flores, me zampé una biodramina… al instante noté el efecto, de nuevo un azul oscuro penetrado por los rayos del sol que se unían en el infinito de las profundidades invadió mi vista.
Me encontraba  bien a pesar de la lesión de hombro que arrastro desde hace meses,  mis brazos tiraban sin problemas. Solo me hago un reproche: ¿Cuando voy a ser capaz de nadar en línea recta?!?!? . Durante gran parte de la primera mitad de la travesía,  mi trayectoria  dibujó  los cantos afilados de un cuchillo del pan: mi referencia era la canoa y  me pegaba a ella, contaba veinte brazadas, levantaba la cabeza  y me encontraba  alejado como  quince metros del señor de la canoa, llegué a pensar que me tenía manía, así durante las primeras tres o cuatro horas, no quiero pensar los metros de más que haría…finalmente me pegué de tal  forma a la canoa, que  creo que a cada brazada mojaba al pobre canoísta, por eso imagino que en  los dos últimos tramos intentaba no ir a mi lado, o detrás o delante. El hombre muy correcto no se quejó.
Y por fin llegamos al último avituallamiento, “bocata de nocilla”, puñado de trozos de plátano en la boca  y salí disparado. Quedarían unos 1500 metros cuando  me percaté que algo naranja me seguía, por un momento pensé, producto del cansancio, que un tiburón naranja se acercaba a mí a toda prisa… enseguida divise que delante de la “cosa” naranja  tiraba un humano con el gorro negro y  serigrafiado el lema de la travesía: NO HAY PRUEBA DURA, SINO MENTE DEBIL. Era Juan José Serra, que finalmente llegaría  en primera posición.
Alrededor de las 15:45, toqué tierra, Tras 7 horas y 33 minutos en el agua del “Gran Azul”.
Mi agradecimiento a la organización, por haber hecho posible esta gran aventura. Una travesía muy bien organizada por deportistas para deportistas.
Y mis felicitaciones a mis compañeros:
Juan Jose Serra, Juan Sanchez, Toni Contestí , Sergio Salomone, Xavi LLoret ( con el que seguro que compartiremos muchos tiros en la Batalla de Rande), Joan Carles Mendoza, Tobias Frenz, Raul Martí, Enrique Selma, Eduard Goula, Enrique Mora, Daniel Nájera, Rafa Muñoz….y als col.legues catalans: Sandra Oliveres ( la única mujer, en Septiembre intentará cruzar el Estrecho de Gibraltar), Pere Dalmau ( que próximamente intentará un reto increíble, Alcúdia-Mataró en relevos), Joan Vinyoles ( compañero de otras aventuras y un gran  tío) y  Toni Colomo ( en Septiembre intentará cruzar el Estrecho de Gibraltar).

5 comentaris:

  1. Víctor! Felicitats!! Gran crònica!! Ets un crak!

    ResponSuprimeix
  2. Hola noi,
    Moltes felicitats. Veig que la cosa ha anat rodada, tal com havia d'anar. Si un aconsegueix abstreure's mirant com els rajos de sol convergeixen contínuament sota la teva vista, envoltats pel blau intens del mar, una travessia d'aquestes es una experiència meravellosa.

    T'he de dir que, veient els precedents, temia que aquesta vegada haguessis tingut converses amb la cosina aquesta de la qual tothom parla. De la cosina de risc, vull dir.

    Felicitats i a per la ria de Vigo.

    ResponSuprimeix
  3. Felicitats or "Glückwunsch" as we say in German. It was a pleasure swimming with you!!!
    Tobias F.

    ResponSuprimeix
  4. ou yeah!!! que tremolin les sardines!!!

    ResponSuprimeix
  5. molt bona cronica Victor,,, ens vegem en altra travessia, ets un tauro en l'aigua, bon repte ens vam fer junts eh?

    ResponSuprimeix